Manifestar: no solo una habilidad realizada dentro nuestro

Tiene que ver con tres cosas, la disminución de la fuerza magnética de la Tierra, su aumento exponencial de frecuencia vibratoria y la creciente cantidad de energía solar que ingresa a la atmósfera.

 

Desmagnetización: el final de una competición

La Tierra está desacelerando su giro, aproximadamente 17 milisegundos cada cien años. Esto ocurre debido a un intercambio de energía entre la Tierra y la Luna.
 
Prepárate para un poco de jerga técnica. El momento de rotación de la Tierra se transfiere al momento orbital de la Luna, y la fricción de las mareas debido a la Luna ralentiza la rotación de la Tierra. Esto, a su vez, aumenta la velocidad de la Luna, lo que hace que se aleje de la Tierra, lo que aumenta su período orbital y la duración de un mes.
 
Todo el proceso alarga nuestros días, pero ocurre tan lentamente, que tomaría 140 millones de años hasta que la duración de un día aumente de 24 a 25 horas. El cambio es entonces insignificante, pero…
 
Como sabemos, nuestro planeta está formado por un núcleo denso, una corteza y un manto más o menos sólidos, y magma líquido entre el núcleo y el manto. La velocidad de rotación del núcleo difiere de la de la corteza y el manto. Este fenómeno físico de doble velocidad en el interior de nuestro planeta genera un movimiento de magma conductor eléctrico y crea lo que llamamos el campo magnético terrestre. Su intensidad es directamente proporcional a la velocidad de rotación.

 

Entonces, con la velocidad de rotación de la Tierra desacelerándose, su campo magnético también está disminuyendo. ¡Esta intensidad ha disminuido en un 60% en 2000 años, incluido un 35% en los últimos 30 años!

Estas son buenas noticias:
Con un campo magnético más débil en la Tierra,
ya no estamos compitiendo con él cuando uno.a intenta desmagnetizarse o magnetizar 
situaciones y personas en la vida.

 

Esto significa que podemos dejar ir una situación más rápido que hace 30 años, y podemos atraer una nueva situación con más rapidez. Por supuesto, con esta facilidad, se vuelve aún más relevante vigilar de cerca los pensamientos y los impulsos, para asegurarnos de que lo que aparece en nuestra puerta es lo que realmente queríamos.

 

Abre la cortina: un guiño del sol

Los científicos dicen que una de las principales funciones del campo magnético terrestre es la protección del planeta de las influencias provenientes del espacio, particularmente de los bombardeos de rayos cósmicos y partículas solares.
 
Debido a que el campo magnético está disminuyendo, estamos recibiendo cada vez más partículas cósmicas, incluidos los taquiones, que tienen una velocidad mayor que la velocidad de la luz y surgen de lo que se llama el campo de energía taquiónico. Este campo constituye el sustrato universal en el que se baña toda la energía y la materia que forma las galaxias.

Una mayor presencia de estas energías más rápidas que la velocidad de la luz nos está afectando y propulsando sin duda hacia una vida diferente a la que conocemos. Se podría decir que acelera nuestra evolución.

Al estar así más influenciados por todos estos fenómenos en escalada, entramos en una fase donde nuestros vehículos físicos y psíquicos deben adaptarse para sobrevivir ya que cualquier paso de un estado a otro genera un desequilibrio temporal pero inevitable.

 

Bovis y Schummann brincan

Muchos psíquicos y clarividentes dicen que la frecuencia vibratoria de la Tierra también está aumentando. Esto es difícil de probar científicamente ya que se usan diferentes escalas y no todas se consideran legítimas, por eso me gusta hacer mi propia investigación. Según las lecturas de mi péndulo, hace diez años la frecuencia de la Tierra estaba entre 40.000 y 50.000 Bovis.

Desde entonces, se ha octuplicado. La frecuencia hoy oscila entre 350.000 y 400.000 bovis. Algunos consideran que la escala de Bovis es una pseudociencia, pero si se usa simplemente para mostrar un cambio relativo a lo largo del tiempo, al menos podemos comprender la magnitud y el alcance de este cambio a lo largo de los años.

La frecuencia de Schumann también está registrando un aumento de 7,8 Hz a 12,9 Hz y seguirá aumentando. La conclusión que saco de todo esto es que la Tierra parece estar entrando a un nuevo estadio.

Tiene sentido considerar que estas vibraciones en constante aumento están teniendo un impacto en nosotros, invitándonos a estar a la altura de las circunstancias.

Al adaptar con las prácticas de Blast nuestra frecuencia para igualar o superar la de la Tierra, estamos estableciendo condiciones para manifestar nuestras intenciones de una manera más fácil, especialmente aquellas que resuenan con el campo magnético de nuestros corazones.

 

Cambiando nuestra percepción

Adoptar esta información sobre el cambio planetario y las lluvias solares como premisa me ayudó a ganar confianza en mi capacidad para manifestar lo que quiero y me empujó a dejar ir lo que ya no me sirve. Se está produciendo un cambio en el fondo, lo que respalda esta sensación de que es más fácil obtener ambas cosas.

Tu opinión cuenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.